Las dietas fracasan, está demostrado.
Provocan ansiedad, culpa, frustración y pérdida de control.

La alimentación saludable es aquella que te hace sentir bien, con ganas de más, llena de vitalidad y energía. Aquella que te aporta todos los nutrientes necesarios para sentirte mejor que nunca.

Este método no va de prohibir, restringir o culpabilizar. Se basa en un aprendizaje continuo para que hagas de él tu nuevo estilo de vida. Necesitarás esfuerzo, constancia y paciencia porque el camino puede tener alguna que otra piedra, pero yo te ayudaré a saltarlas.

¿CÓMO LO HAREMOS?

La PRIMERA CONSULTA es para conocernos. Consta de una evaluación inicial completa con historia clínica y estudio de hábitos alimentarios. Conocer tus gustos, tu estilo de vida y tu relación con la comida. A través del estudio antropométrico conocerás tu composición corporal y marcaremos objetivos de cambio realistas. Para finalizar elaboraremos el primer menú de forma conjunta y resolveremos todo tipo de dudas.

Para que el proceso funcione tengo que conocerte. Quiero saber tus gustos, qué haces en tu día a día, cómo te relacionas con la comida,  cómo es tu alimentación, cómo comen a tu alrededor,… En definitiva, quiero ayudarte.

Pero la consulta no acaba aquí, estaremos en contacto vía Whatsapp para resolver  las dudas que vayan surgiendo a lo largo del tiempo, trabajaremos gracias a la educación visual las cantidades y raciones de tus platos y estaré a tu lado cada vez que me necesites.

En las consultas de seguimiento trabajaremos la progresión y la adherencia junto a la motivación. Siempre debemos analizar qué es lo fácil y lo difícil para saber que opciones hay que mejorar o mantener. Las consultas de seguimiento son para APRENDER, no para justificar si lo has hecho bien o mal.